El vacío, un viento y el cero

Aquella mañana del año 156[1] de la Hégira apretaba el calor, dos enormes eunucos nubios se afanaban por mover de forma acompasada los pesados abanicos que hacían correr la única brisa de la que se podía disfrutar en palacio. El cielo parecía haberse desplomado sobre la corte abasí de Bagdad y hasta las cigarras tenían … Sigue leyendo El vacío, un viento y el cero